El Libro de los Prodigios (Liber Prodigiorum)

1x1.trans

El Libro de los Prodigios (Liber Prodigiorum) fue escrito por  Julio Obsecuente posiblemente en el siglo IV  en la antigua Roma.  
El libro en si,  es una recopilación de textos provenientes de la obra de Tito Livio que hacen referencia a prodigios (sucesos extraordinarios y sobrenaturales) ocurridos en la historia de Roma entre los años 249 a. C. y 12 a. C. Fue impreso por vez primera por el humanista veneciano Aldo Manuzio en 1508, según un manuscrito hoy perdido, que perteneció a Jodocus de Verona.

Pongamos unos ejemplos de lo que en él se relata:

 500 a. C. “Durante el II Consulado de Publio Postumo Tuberto y I de Agripa Menenio Lanato, se vieron en el cielo, hasta muy avanzada la noche, lanzas de guerra en llamas”. Este peculiar prodigio sobre la observación de llamas en el cielo, se repite con cierta frecuencia en el libro de Obsecuente, como por ejemplo en el 463 a.C., 461 a.C., 460 a.C., 221 a.C. y 198 a.C..

221 a.C. “Siendo Cónsul Gayo Quintio Flaminio y Publio Furio Filón, en Rímini brilló resplandeciente el día cuando era muy de noche y aparecieron tres lunas en zonas distintas del cielo”

215 a.C. “Bajo los Cónsules Cneo Servilio Gémino y Gayo Quintio Flaminio, en Roma se vieron en el firmamento apariciones de naves. (…) en Arpi se vio un escudo en el cielo, un combate entre la Luna y el sol y, además, dos lunas durante el día. (…) en Capua se vio el firmamento en llamas y se contemplaron apariciones de naves en el cielo”.

212 a.C. “En el IV Consulado de Quintio Fabio Máximo Verrugoso y III de Marco Claudio Marcelo, en Adria se vio un altar en el cielo y, a su alrededor, apariciones de hombres vestidos de blanco”

 171 a.C. “En el consulado de Lucio Postumio Albino y Marco Popilio Lenate, en Lanuvio se vieron apariciones de una gran escuadra en el cielo”.

 40 a.C. “En época de los Cónsules Marco Lépido y Munacio Planco, en Módena se vieron tres soles alrededor de las ocho de la mañana, que, seguidamente, se concentraron en un único disco”.

Breve extracto sobre la desaparición de Rómulo, fundador de Roma:
 “celebraba una reunión con los soldados junto al lago de la Cabra, una tormenta que estalló de forma inesperada con grandes rayos y truenos, envolvió al rey en una nube tan densa que lo quitó de la vista de la asamblea sin que nunca jamás volviera a aparecer sobre la tierra”.

1x1.trans

1x1.trans